VIII PREMIO ALTRUISMO RECONOCIÓ A LAS ETNIAS

Para Red Social de Tijuana, resultó un gran orgullo saber que el Comité de Evaluación presidido por la Dra. Adriana Carolina Vargas, vicerrectora de la UABC había decidido otorgar en este 2006 el Ángel Dorado a un gran personaje de las etnias Kumiai: doña Teodora Cuero.

 

La diversidad de actividades que hasta la fecha han tenido los premiados, ratifican el objetivo del Premio Estatal al Altruismo, de buscar a los grandes hombres y mujeres que con sus actos de generosidad engrandecen a Baja California. Sus obras han sido trascendentes y solo son mínimos ejemplos de las muchas conductas humanas que diariamente contribuyen a solucionar los problemas sociales.

 

Ángel Dorado Individual. Descendiente de los verdaderos dueños de estas tierras, Teodora Cuero (Tata Mandona de los Kumiai) fue una verdadera defensora de la ecología y de los recursos naturales. Ella era una jefa tradicional Kumiai y fue vocera de la vida, actividades, tradiciones y cultura de este grupo étnico. Su deseo de conservar su lengua y su cultura, hizo que insistiera ante las autoridades del estado para que en su comunidad de “La Huerta” en Ojos Negros, Ensenada, se construyera un kínder y una escuela.

 

Ángel Dorado Institución. Integrado por mujeres tijuanenses, el Club Soroptimista I. Tijuana La Mesa pertenece a un movimiento internacional con lugar permanente en la Organización de las Naciones Unidas. Su programa de acción es estricto y pone énfasis en la atención a las mujeres, la ecología y la educación. De los pocos grupos femeninos que tienen reconocimientos y estímulos para mujeres, lleva más de 35 años de realizar trabajos continuos en la ciudad.

 

Ángel Dorado Empresa con Responsabilidad Social. Don Ernesto Jiménez Orozco, propietario de la Pasteurizadora Jersey, S.A. de C.V., donó productos de su empresa en forma cotidiana a orfelinatos, asilos, centros de rehabilitación, conventos y a órdenes religiosas que cumplen con trabajos comunitarios. Son miles de litros de leche que entrega cada año y a su vez son miles de pesos que deja de recibir esta empresa porque tiene instituido un programa de protección a grupos vulnerables. Su labor va más allá, porque otorga becas, entrega boletos de avión a estudiantes y dona libros y útiles escolares a niños de escasos recursos económicos. Además financió la construcción y el equipamiento del edificio que alberga la Sociedad de Historia de Tijuana.

Ángel Plateado Individual. A sus 80 años de edad, el sacerdote católico Edmundo Martínez Castañeda recibió este reconocimiento por su dedicación y su compromiso para apoyar a los orfelinatos, asilos y zonas rurales o marginadas de Ensenada, proporcionándoles desde alimentos, medicinas y ropa para que las personas puedan vivir mejor. Además de construir iglesias, una de ellas la edificó en el Valle de Guadalupe, y de atender a su feligresía, el padre Martínez es el capellán más antiguo en México de la Orden Caballeros de Colón y siempre dispuesto a ayudar a los más necesitados.

 

Ángel Plateado Institución. Desde su creación, Fundación La Puerta A.C. ha realizado diversos programas en Tecate, que comprenden educación y fomento de la responsabilidad ambiental, cultural, recreativo y a la salud. Además construyó y atiende una clínica dental comunitaria, y cuenta con un programa de becas y estímulos para estudiantes de preparatoria y universidad. Esta asociación se ha caracterizado por dar la respuesta adecuada a cada necesidad, incluso creando programas que diviertan y eduquen para el cuidado del medio ambiente.

 

Ángel Plateado Empresa con Responsabilidad Social. Con poco tiempo de realizar actividades en Baja California, desde hace dos años la Comercializadora OXXO S.A. de C.V. ha puesto en marcha su Programa de Redondeo para beneficiar a diversas organizaciones. Con esta campaña, diversas instituciones han sido beneficiadas.

 

Ángel Dorado Post Mortem. Gracias a su incansable labor a favor de los que menos tienen, Doña Aurora Rosas de Arnaiz (QEPD) convenció a un grupo de amigas para construir la Casa Eudes de Tijuana, para recibir en este lugar a las niñas y adolescentes con problemas de conducta, que carecían de un hogar. Ella siempre estuvo pendiente de esta institución, que ya tiene más de 35 años de servicio a la comunidad. Además apoyó a niños de orfanatorios, en la rehabilitación de adictos y otorgando becas para que jóvenes estudiantes pudieran concluir sus carreras. También se preocupó en apoyar la cultura y el deporte. Hasta casi al final de su vida, Doña Aurora se dedicó personalmente a comprar y ordenar sus regalos a niños de orfelinatos para épocas tan especiales como la Navidad. Supo iniciar su cadena de amor y de servicio en su propia familia al inculcar en sus hijos Raymundo y Elsa este ejemplo.

 

Altruismo Ensenada VIII

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *