XX PREMIO 2018

Ángel Dorado Individual

GUILLERMO ORTEGA GONZALEZ

 A punto de cumplir 30 años (en 2020) la institución que fundara un hombre con profundas raíces religiosas y deseos de ayudar a sus semejantes, hace honor al nombre: Centro Misericordia, A. C.  Su inquietud era ayudar a muchos migrantes que llegaban a la zona conocida como El Pípila y que se iban quedando, ante la imposibilidad de cumplir con sus deseos. Poco a poco, buscando ayuda en el sector oficial y religioso, especialmente de Estado Unidos, fue ampliando esa institución que con tanto esfuerzo ha logrado avanzar en la ayuda y no claudicar en el camino.  La segunda etapa de su proyecto la dedicó a los adultos mayores, que los atiende en necesidades más urgentes y que la propia familia no puede solventar: alimentos, atención médica, medicinas, incluyendo su par de lentes para cada persona, que por la edad lo requiera. Y si tienen que hacer alguna gestión ante autoridades, son acompañados por alguno de los voluntarios que hacen su servicio social. La gran ilusión de este hombre comprometido con el servicio a los más vulnerables era instalar un desayunador, especialmente para los niños que por la pobreza, muchas veces iban a la escuela con el estómago vacío.   Desde hace más de 5 años, en unas magníficas instalaciones y con equipo muy completo, funciona con éxito, el tan anhelado desayunador. Hoy en un verdadero Centro de Convivencia en la que actividades sanas e interesantes para las familias,  contribuyen a su relación armoniosa.  Sin descuidar charlas formativas que se realizan cada semana. La visión, el empeño, la perseverancia de don Guillermo Ortega González ha podido dotar a esta parte de la Zona Este de Tijuana y concretamente la conocida como El Pípila de un centro de ayuda, de protección y estímulo a la superación de cientos de familias que se han beneficiado con el Centro de Misericordia, A. C. lo que demuestra que aún la gente humilde y sin grandes recursos económicos, sí lo impulsa buenos sentimientos y amor por el prójimo, puede ayudar a quien lo necesita.

Ángel Dorado Institución

CENTRO DE CAPACITACION PARA INVIDENTES, A. C.

Se trata de una organización ciudadana que nace de la inquietud de personas con la discapacidad de la ceguera.  Uno de sus presidentes del pasado, decía que fue para quitar a sus compañeros, ciegos como él, la idea de que su única forma de vida sería pedir limosna, vivir de quien los auxiliara.  No es ninguna novedad asegurar que los distintos gobiernos son omisos para atender en sus necesidades de educación, de salud e incluso para la segura movilidad de las personas con discapacidad.  Y si bien es cierto que este Centro de Capacitación para Invidentes nació en los años 80s y hasta marzo de 1999 al integrarse como Asociación Civil para atender a personas con discapacidad visual, inició formal y regularmente las clases de Braille, cursos de computación, uso del bastón especial e incluso propiciando algunas actividades para el tiempo libre y la diversión como el Gol Bol, deporte popular entre ellos y otras que con el tiempo puedan ser remunerativas, como el Sistema de Masaje.  En este Centro están registradas poco más de 200 personas. Algunas pueden asistir, pero las asiduas son alrededor de 80. La fortaleza que les transmiten a sus “alumnos” está relacionada con su preparación, que sepan valerse por sí mismos, en su hogar, en su comunidad y en su ciudad ¿Qué es lo que se observa en este Centro? Un interesante entusiasmo entre los jóvenes y adultos jóvenes por prepararse y estar en condiciones de sostener a su familia. En años pasados, algunas autoridades municipales, especialmente del DIF han visto con interés la labor que en ese lugar desarrollan y los han apoyado e impulsado. Quizá se hubiera avanzado más, si entre el voluntariado se pudiera lograr apoyo de algunas universidades para que les comisionara alumnos que hicieran su servicio social. Pero por lo pronto, este grupo humano que no se deja vencer por su discapacidad, ha podido auxiliar a miles de seres que encontraron ahí, la mano amiga para guiarlos y fortalecerlos a pesar de  su discapacidad.

Ángel Plateado Individual

LOURDES RAMIREZ MARTINEZ

Es para una joven mujer, procedente de Oaxaca que llegó a Tijuana, buscando la superación.  Pero no se conformó con eso, al mismo tiempo que realizaba sus estudios hasta llegar a la universidad, atendía la problemática de distintas etnias avecindadas en la esta región.  Fundó y preside la institución La Mixteca San Miguel el Grande Oaxaca Suu Ni Ma Rii, A. C.  que le ha servido para llamar la atención de autoridades y población en general sobre la importancia de atender a las distintas etnias y que la Casa de la Mujer Indígena (su gran obra) sea una realidad en la que tienen respuestas a sus necesidades e inquietudes las purépechas, triquis, mixtecas bajas y altas.  Cree en la preparación integral de los seres y por ello impulsa a sus paisanas para que asistan a todo tipo de curso que las convierta en mujeres con inquietudes y autónomas por su preparación.  Gran atención le merecen los niños para que se desarrollen en toda su capacidad por ello los impulsa al estudio y en la misma Casa de la Mujer Mixteca se les ofrece cursos complementarios a sus estudios escolares.   Gracias a su insistencia en el Ayuntamiento de Tijuana, hace varios años, se instaló la Comisión de Asuntos Indígenas y se elaboró un Reglamento olvidado: de la Ley de Derechos y Cultura Indígena de B. C.  Por supuesto que ella reconoce el apoyo de sus paisanos en estas últimas inquietudes, quienes por cierto la respetan por su genuino interés en “empoderar a las mujeres de las etnias” como ella lo denomina.  Este liderazgo que ha ejercido por más de 14 años con el reconocimiento de sus iguales, así como el respeto, la llevó a representarlos en el Foro Permanente en cuestiones indígenas en la Organización de Naciones Unidas.   Además, junto con sus paisanos trabaja en el rescate de los idiomas indígenas que están en peligro de extinción, impulsando las fiestas patronales, expo ferias indígenas, etc.

Ángel Plateado Institución

CASA HOGAR EUDES, A. C.

Se trata de un hogar que desde 1975 atiende en forma gratuita a niñas y adolescentes abandonadas por sus madres que decidían irse a Estados Unidos a buscar mejor forma de vida. Dejaban a la hija, encargada con alguna amiga o familiar ¡y ya no las buscaban! Al poco tiempo esas familias “sustitutas” ya no sabían cómo librarse de ellas.  Ese problema no de una niña o joven, sino de varias, llegó a oídos de las damas tijuanenses doña Aurora Rosas de Arnaiz y doña Graciela Aldrete, que decidieron fundar un hogar para que las cuidaran.  Buscaron quien se hicieran cargo del mismo, con responsabilidad; así encontraron a la congregación Hermanas de la Orden de Nuestra Señora de la Caridad.  Desde entonces han desfilado docenas de niñas y jóvenes que en ese hogar recibieron todo lo que requerían para su desarrollo sano, su educación, hasta que mayores de edad y con una carrera técnica o universitaria podían fundar su propio hogar.  Poco a poco la casa se fue llenando con jovencitas que el DIF Municipal o Estatal, recogía de los hogares propios, por varias causas, incluyendo que la misma familia no las podía atender adecuadamente.  

Actualmente se incluye reintegrarlas a sus propios hogares, una vez que las familias han cumplido con los programas de educación y fortalecimiento de valores. Estas niñas y jovencitas que desde hace casi 45 años en diversas épocas han recibido protección y cariño en esa Casa Eudes, son testimonio fiel de que no importa los sacrificios para servir, sino los esfuerzos que se realicen para proteger a la niñez.

Ángel Post Mortem

MARIA CRISTINA RAMOS DE HERMOSILLO (QEPD)

 La sociedad mexicalense conoció a esta dama, que desde edad temprana demostró su personalidad amable, atenta, de alegre carácter y de enorme compromiso social.  Vivió pocos años, pues en plenitud fue llamada por el Creador. Asumió compromisos políticos y lo hizo con pasión, junto con hombres y mujeres que pensaban como ella. En lo individual y como esposa, luchó para que prevaleciera la verdad y la justicia en la política bajacaliforniana. Con todo lo trascendente que fue su conducta cívica, este recuerdo que hoy se hace en su memoria, este reconocimiento es por su interés y pasión que demostró en servir a sus semejantes, especialmente a los más desprotegidos. Si bien es cierto, la vida no le alcanzó para concluir con su gran proyecto Villa Esperanza en donde se instalarían instituciones para atender a personas con discapacidad, ancianos y otros grupos vulnerables, si trabajó arduamente para reunir lo necesario y crear dos grandes instituciones, que siguen sirviendo una, a la niños y adolescentes abandonados y otra, atendiendo a las mujeres y a los niños, víctimas de violencia. Estas dos grandes instituciones, son la base, para este homenaje en su memoria. Y los orígenes hablan de su forma de hacer el bien… MUY BIEN. Al asumir la presidencia del DIF Mexicali, se propuso dar respuesta positiva a quienes sufrían de violencia doméstica, principalmente mujeres y niños. También decidió dar respuesta a los niños abandonados por sus familias y que tenían la calle como hogar. Preguntó, investigó y decidió venir a Tijuana porque supo que contaba la ciudad con programas que eran de su interés.  Así es como llegó y fue atendida en todas sus preguntas e inquietudes, precisamente en DIF Tijuana, entre otras instituciones. De regreso a su Mexicali, trabajó muy de la mano con su equipo, analizando toda la información recabada incluyendo instituciones de Nuevo León y Estados Unidos.  Gracias a esa inquietud, a ese interés, a esa pasión para crear las ayudas tan necesarias, surge CAVIM (que es el Centro de Atención a la Violencia Familiar en Mexicali) y CAHOVA, A. C. (Casa Hogar para Varones, A. C.) La primera fue inaugurada en el 2001, integrado el Patronato por mujeres profesionistas interesadas en dar solución a ese grave problema.  Ciertamente inicia la institución dependiendo del DIF Municipal, pero en el 2011 asume la responsabilidad total el Patronato que la convierte en una Asociación Civil.   CAHOVA inicia también actividades en el 2001, en 2008 se le entrega el Premio Estatal al Altruismo, precisamente por la labor que ha desarrollado y que en la actualidad sigue cumpliendo con ese sueño de nuestra homenajeada María Cristina Ramos de Hermosillo y que en sus propias palabras expresadas proyectó su compromiso:  “Nos esforzamos por darle a nuestros niños, un presente con seguridad y un futuro mejor.   Cuando se tocan las puertas de los corazones generosos, los sueños se pueden lograr”.

La prematura muerte en mayo del 2001, de la inolvidable señora MARÍA CRISTINA RAMOS DE HERMOSILLO le impidió estar presente en la inauguración de esas sus dos últimas obras: CAVIM y CAHOVA.