COMEDOR COMUNITARIO SE CONVERTIRÁ EN CASA HOGAR INFANTIL

Inició con un comedor comunitario en la cochera de su casa, con apenas ocho metros cuadrados, para atender las necesidades de alimentación de los niños de la zona, y hoy Patricia Ramírez Rodríguez tiene un proyecto más ambicioso: abrir una casa hogar para cuidar a 50 pequeños en una construcción de dos mil 100 metros cuadrados.

Ubicado en la calle Emiliano Zapata No. 15 de la Ampliación Plan Libertador en Playas de Rosarito, el comedor comunitario lo abrió Patricia Ramírez hace siete años, para cumplir una promesa que le había hecho a Dios “porque Él cambió mi vida”, asegura.

Ella es directora y presidenta del Ministerio y Comedor de Niños Horizonte Rosarito A.C., recuerda que cuando llegó a Rosarito “inicié mi vida de cero y empecé este proyecto”.

Durante los primeros cinco años – con sus propios recursos-, Patricia compró los alimentos que les preparaban a los niños que acudían al lugar.

Con el tiempo se corrió la voz y llegaron a recibir hasta cien niños, a quienes les daban de comer lo que podían. Después, algunas empresas y personas decidieron apoyar esta causa y actualmente, gracias a ese respaldo, dan de comer a un promedio de 50 a 60 infantes por día.

El menú varía de acuerdo con los donativos que reciben. “Por ejemplo, añade, a veces se prepara sopa con pollo o enfrijoladas, salchichas con huevo, burritos, entre otros, y el Día de Reyes les regalaron 20 roscas, por lo que se organizaron para que los niños disfrutaran de esta tradición.

“Nunca le he negado comida a ningún pequeño porque si viene al comedor es por algo”, comenta la directora, “y a las familias que tienen un poco más de recursos les pido que me donen un kilo de arroz o de frijol”.

Añade que siempre les ha hecho sentir a los niños que “este es su hogar y me intereso en ellos”, por lo que además de la comida, también les ofrecían actividades recreativas como manualidades, coreografías, yoga, lectura y escritura.

“Antes de la pandemia el horario del comedor era de 9 de la mañana a 3 de la tarde, de lunes a viernes, actualmente abrimos de 12 del día a 2 de la tarde también de lunes a viernes”.

Gracias al apoyo de una Asociación Civil de Estados Unidos, que pidió a Patricia Ramírez  mantuviera su nombre en anonimato, se logró  la construcción del sitio donde estará la casa hogar, que tendrá capacidad para recibir a 50 niñas y niños, y cuyo nombre será Horizonte A.C., con una construcción de dos mil metros 100 metros cuadrados.

“Confío en que dentro de dos meses podré abrir la casa hogar porque ahorita estoy en el proceso de cumplir con los trámites para lograrlo.  Este lugar,

 aspiro a que sea diferente porque se tratará con amor y respeto a los niños”.

Reconoce que el reto es muy grande porque requerirá del apoyo económico de personas y empresas para lograr cubrir los gastos de los servicios y de la casa, pero confía en que habrá gente altruista que esté interesada en realizar donativos para ayudarlos.

Entre las necesidades que tienen para abrir la casa hogar, se encuentran comprar 4 lavadoras, 4 secadoras, 2 salas y una televisión, así como productos de limpieza y alimentos. 

Espera contar con psicólogos, profesores y enfermeras que trabajen en la casa hogar para atender bien a los infantes.

“El comedor comunitario seguirá funcionando porque existe mucha necesidad de alimentación en los niños de esta zona”, asegura la directora.

Los padres “viven en una burbuja”

“En la actualidad hay muchos niños que no reciben amor ni atención en su familia, porque sus padres “viven en una burbuja” y no los atienden porque están interesados en otras cosas”, afirma Patricia Ramírez.

“El problema es muy grave porque los niños vienen aquí debido a que les falta algo: comida, atención, cariño”, y si no lo encuentran en su casa, lo van a buscar en otro lugar”.

“Antes de la pandemia, venían muchos infantes al comedor por los alimentos y las actividades recreativas, incluso se organizó un grupo de jovencitos de 14 a 16 años que les gusta crear coreografías y en las que participaban también los niños más pequeños”, comenta.

“En la actualidad, los niños tienen muchas necesidades por la falta de apoyo de sus familias y se requiere que nos unamos para que esos pequeños tengan opciones y no busquen involucrarse en actividades delictivas”.

Patricia Ramírez propone: “Que seamos más sensibles a las necesidades de la gente y que nos apoyemos mutuamente. Veo que en Estados Unidos hay grupos que vienen a México para realizar acciones altruistas. Me gustaría que lo mismo pasara aquí: unirnos como mexicanos y que demostremos que lo podemos hacer. Aquí están las puertas abiertas para quienes quieran apoyar económicamente o como voluntarios a esta casa hogar. Podemos hacer el cambio en la vida de muchos niños. Este es mi sueño y así se va a hacer en Rosarito y en Tijuana”.

Fotos cortesía de Ministerio y Comedor de Niños Horizonte Rosarito, A. C.

Tel. 661 102 47 62         pr638956@gmail.com

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *