Ángel Plateado Individual

GABRIELA M. ORTÍZ

Inició con un comedor comunitario en la zona Centro de Mexicali, en un callejón aledaño a su negocio. Ahí vio que muchos adolescentes se prostituyen, consumen drogas y roban para poder sobrevivir. Provienen de familias disfuncionales en la que eran abusados física, emocional o sexualmente.

La función como comedor crece por petición de los mismos jóvenes; busca  asesoría para convertirlo en una asociación civil y formalizar su labor comunitaria. Poco después recibe un local en comodato en donde de lunes a viernes ofrece alimentos. Los fines de semana continúa con su negocio para obtener los recursos económicos necesarios para alimentar a los jóvenes.

Esta labor con los jóvenes llegó a oídos del DIF Estatal quien le pide a finales de 2012 que reciba a un joven que había cometido un delito menor y que no deseaban ingresar a la Villa del DIF. Ese fue su primer niño y su operación como casa hogar arrancaba. ¿Dónde está la diferencia entre esta y otras casas hogares? La misma procuradora le deja ver que en muchas casas hogar los adolescentes ya no son recibidos precisamente por su conducta pero que ella, a lo largo de su trato con los jóvenes del comedor, ha tenido resultados diferentes.

Los adolescentes que forman parte del sistema DIF en su momento fueron niños que han ido creciendo y van de una casa hogar a otra pero, al llegar a la adolescencia, su conducta se complica por la misma edad pero también por su situación, por su pasado.

El nombre de la casa hogar A way out, una salida, AC. (que opera desde 2013) refleja que este es el último lugar, la última gran oportunidad de los jóvenes antes de reinsertarse en la sociedad al cumplir la mayoría de edad. Por ello, Gaby insiste mucho en la educación porque conoce el severo rezago escolar de los jóvenes.

En un primer momento los chicos acudían a primarias y secundarias cercanas pero rápidamente surgieron problemas de conducta. Así que Gaby Ortiz pidió al DIF que la educación se impartiera al interior de la casa hogar gracias a un convenio que firmó con INEA para primaria y secundaria; ya que la preparatoria corre a cargo de los ingresos obtenidos de un bazar de ropa y zapatos de segundo uso que ella tiene, de sus propios recursos y de los apoyos.

También Gaby buscó el apoyo de la Secretaría de Desarrollo Social para que apoye a los jóvenes con talleres y firmó un convenio con Cecati 198 para que tengan carreras técnicas en reparación de equipo de aire acondicionado y mecánica, para los hombres, y maquillaje y planchado de ceja, así como corte y confección para las mujeres. La intención de Gaby Ortiz es que tengan una oportunidad de trabajo y de superación cuando salgan de la Casa Hogar.

Entrega el Ángel, la Lic. Michelle Iverson Villaseñor. Lo recibe Gaby Ortíz que es acompañada por Verónica Ortíz de Fundación Nicoya y compañeras Isabel Peregrino y Priscilla Shing.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *