APSOR DE GRACIELA RASCÓN, CUMPLE 28 AÑOS

Ella nació en Mexicali, pero tiene tres décadas de ser hija distinguida de Tijuana. Así lo ha decidido y es aquí donde ha desarrollado su vida como la más importante divulgadora del Lenguaje de Señas Mexicana (LSM). Siendo Graciela sorda de nacimiento, no se conformó con aprender a comunicarse con éxito, sino que fundó lo que al principio identificaba como “la escuelita”, para ayudar a otras personas que estuvieran en su situación.

Hoy, ella es una mujer reconocida y galardonada por instituciones de México y del mundo. Un justo premio a quien ha dedicado su capacidad que es mucha, su entusiasmo y tenacidad, a ayudar a niños, adolescentes y a toda persona que requiera ese magnífico curso del LSM para que se comuniquen con el mundo y puedan desarrollarse en forma integral. Para ello fundó en 1993 la Asociación Tijuana en Apoyo al Sordo, A. C. (APSOR).

El andar de Graciela Rascón Miranda ha sido difícil, pues todo lo ha logrado en solitario. Y sin tener el apoyo constante y adecuado de los funcionarios públicos para que avance en el servicio de ayudar a más personas que lo necesiten. Hace algunos años, gracias al programa de la SHCP y la PGR, le fue entregada en comodato una casa para “la escuelita”. Todo estaba bien, hasta que tiempo después la conminaron: “pagas una renta o te vas”.

Así son muchas autoridades, les cuesta reconocer las buenas obras que realizan personas e instituciones en áreas descuidadas por el sector gobierno. Por fortuna Graciela no se dio por vencida y puesto que las clases no podían ser cubiertas en el valor del mercado, por su alumnado, ella se ha encargado de gestionar ayudas que le han permitido continuar con su extraordinaria obra. Es invitada a ofrecer conferencias, cursos, talleres y especialmente a sensibilizar a las comunidades, sobre la importancia de que, quienes no pueden oír, reciban herramientas que las conecten con el mundo.

Para conocer un poco más sobre la vida de Graciela Rascón Miranda, sugerimos adquiera su libro SEÑAS, PALABRAS Y SILENCIO. Es un compendio sintetizado de su vida y la realidad que viven los que han nacido sordos, los que no han tenido la herramienta más importante para desarrollar su vida en forma integral: el Lenguaje de Señas Mexicana (LSM) y la forma como al adquirir ese medio de comunicación, les cambia la vida.

Por lo pronto, felicitaciones a la amiga y activista social GRACIELA RASCON MIRANDA por estos 28 años de servicio y éxitos. (lep)

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *