LA LEY DE B.C QUE REGULA A LOS OSC´S SIGUE SIENDO DE LAS MÁS ADELANTADAS

Historia Sintetizada

Desde inicios de los años 90 del siglo pasado, en Baja California, sociedad civil y gobierno coincidieron en la necesidad de unir formalmente  sus esfuerzos para atender las demandas de toda la sociedad. Para ello coincidieron en que la sociedad civil requería participar en las políticas públicas.

Las instituciones del Voluntariado, que en aquel entonces se les identificaba como Organismos No Gubernamentales y hoy se les conoce como Organismos de la Sociedad Civil, iniciaron una intensa actividad de reuniones.   El objetivo era trabajar en una Ley que garantizara una correcta regulación de las actividades que desde hace décadas realizan en beneficio de los grupos sociales vulnerables. El respeto, reconocimiento e importancia de instituciones ciudadanas, comprometidas en la solución de los problemas sociales, significaría que se aceptaba su intervención en políticas públicas.

Más de 200 dirigentes que representaban a instituciones de todo el estado, se coordinaron con representantes de varios Congresos Locales, hasta que finalmente y salvando distintos escollos,  la Ley finalmente   fue aprobada por  la XVI Legislatura y fue publicada el 2 de marzo del 2001 con el nombre de Ley de Fomento a las Actividades de Bienestar y Desarrollo Social.  Es importante enfatizar que por parte de los legisladores hubo comprensión y buena voluntad para escuchar las opiniones del voluntariado.  Eso se destaca con el reconocimiento a nivel nacional de considerarla una Ley “adelantada a su tiempo”.

Características de la Ley

Es importante reconocer la extraordinaria labor que como Oficial Mayor de esa XVI Legislatura Estatal, realizó el Dr. Raúl Oscar Páez Delgado. Supo coordinar con gran respeto a representantes de las instituciones sociales y propició la armonía, en lo posible, con los legisladores.

Justamente del Cuaderno de Reforma del Estado y Transición Política, presentamos “las  características sobresalientes de la Ley de Fomento:

  1. Establece prerrogativas y financiamiento para las organizaciones no gubernamentales. La vigencia de esta ley, permitirá a los Organismos No Gubernamentales contar con diversas prerrogativas y financiamiento de sus proyectos, lo que habla del reconocimiento de la importancia del trabajo desplegado por ellos.
  2. Es democrática e incluyente. Se crea un Consejo Estatal para el Fomento a las Actividades de Bienestar y Desarrollo en el que participan ciudadanos y representantes de los gobiernos municipales y estatal.  La naturaleza ciudadana del Consejo Estatal está garantizada, pues los representantes ciudadanos son mayoría frente a los gubernamentales.  El Consejo cuenta con mecanismos democráticos para su operación y toma de decisiones.  La presidencia del mismo, tendrá carácter rotativo entre representantes gubernamentales y ciudadanos, lo que se hará cada dos años.
  3. Primera Ley Estatal en su género.  Forma parte de un nuevo orden de derecho social que pone el acento en el desarrollo de la corresponsabilidad de la sociedad y el gobierno en las actividades de bienestar y desarrollo social.  Siendo la primera ley estatal en su género, puede llegar a ser un modelo a nivel nacional.
  4. Norma valores emergentes en la sociedad. Su creación consta y reconoce la emergencia de un nuevo derecho, el cual recoge los valores emergentes como los derechos humanos, ambientalismo, solidarismo, pacifismo, derechos de las mujeres, etc., algunos de ellos inscritos en los llamados derechos de la tercera generación.
  5. Rescata el espíritu democrático de la reforma del Estado. Esta iniciativa, responde al espíritu del Programa de Reforma del Estado, tanto en lo que se refiere a operar cambios en las relaciones gobierno-sociedad, como en la elaboración de la ley. La vigencia de la ley habrá de incidir positivamente en las actividades de bienestar y desarrollo social a cargo de los grupos organizados, pues se trata de una ley diseñada también por ellos.
  6. Otorga credibilidad de las instituciones públicas. Es un elemento generador de credibilidad política hacia las instituciones participantes, el Congreso entre ellas, demostrando la eficacia de los mecanismos de la Mesa de Coordinación y el método del consenso en su operación.  

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *