Editorial Mayo 2021

Brutal indiferencia y desinformación

Recientemente el escritor Daniel Salinas Basave denunció en un valiente artículo la indiferencia generalizada ante la aparición en Rosarito de un niño brutalmente asesinado a golpes. El ilustre escritor nos hace ver cómo, (salvadas las excepciones que él mismo señala) ante tan insólito hecho, ni la prensa informa ni la gente reacciona y la indiferencia parece generalizarse pues ni las autoridades, ni los políticos ni, en general los medios, ni el ciudadano común reaccionan. Pretextos sobran, pero predomina el silencio y la indiferencia, como si nada ocurriera.

Lo mismo podríamos afirmar que sucede con la destrucción paulatina de nuestro planeta y de sus especies vivas, incluida la nuestra. El calentamiento global y la extinción parecen importar a muy pocos.

Mientras algunos jóvenes, todavía minoritarios son la excepción. Podríamos citar a algunos buenos ejemplos individuales como Malala, la mexicana Xiye Bastida, Greta Thunberg (ver páginas10 y 11 en este ejemplar) y los testimonios de sus palabras y acciones que han merecido incluso premios internacionales. Pero estamos todavía muy lejos de que la sociedad en general se involucre y participe en la acción cívica y en la política con un voto emitido que contrarreste estos males que hemos mencionado

Mientras la participación con el voto se ha plantado en menos de un 40 % de votantes y un 60% de abstención en una época en que nos están achicando aún más la democracia que tanto trabajo nos ha costado lograr. Cerca del 70% de la gente no quiere ir a votar. Y un porcentaje aún mayor no se decide a participar con denuncias ni con acciones ejemplares.

La tragedia avanza y parece que el destino nos alcanzará como se cuenta en la famosa película.

Todo lo que desde Red Social esté en nuestra mano denunciar y promover para una participación mayor de la sociedad que se decida a enfrentar estos males con realismo y para fortalecer la acción actual del voluntariado lo seguiremos intentando hacer.

En convencer y extender las buenas obras que nacen gracias a las familias de bien, en la sociedad civil, nos va la vida de nuestro Gaceta. Seguiremos haciéndolo lo mejor que podamos. Por eso combatimos la desinformación y la indiferencia que se extienden a nuestras espaldas sin hacer ruido.

Llevamos contracorriente al egoísmo individualista que es un virus moral tan peligrosamente destructivo como la pandemia misma que hoy padecemos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *