MUSEO MEMORIA Y TOLERANCIA Recuerdos que avergüenzan

México, cuyo territorio, desde hace muchos años ha sido cruzado por infinidad de migrantes que aspiran a llegar al país que les dará oportunidad de una mejor vida. Eso creen los miles de caminantes que de Centro América y ahora hasta de África y América del Sur y por supuesto de oriente, aspiran a ser recibidos con los brazos abiertos por las autoridades norteamericanas.

Por desgracia en los recientes años, quienes abandonan sus países anhelando una vida mejor para ellos y sus pequeños hijos, lo que están encontrando es la muerte. La masacre ocurrida en Tamaulipas, en fecha reciente, conmueve ante el salvajismo de los asesinos, muchos de ellos, policías en activo.Que desgracia encontrar esa depredación, esa falta de respeto por la vida. ¿En qué pudieron ofenderlos para responder con esa saña, primero los mataron y posteriormente les prendieron fuego. Ojalá que esa saña no haya incluido el quemarlos, estando aún con vida, las víctimas.

En México, frente a la Alameda Central está el Museo Memoria y Tolerancia. Aunque su origen es para recordar a las víctimas del Holocausto, también incluye a otras razas y algunas etnias, pobladores que por temor, pobreza o amenazas de muerte, salieron de sus países. ¿Quiénes son los culpables de esa obligada movilización? Sin lugar a dudas las propias autoridades que no los protegen, ni tampoco trabajan para dotarlos de oportunidades de sobrevivencia. A continuación la historia sintetizada de este Museo, vale la pena conocerlo, por ahora aprovechando internet. Estrujante y conmovedor.

MUSEO QUE RECUERDA A VICTIMAS DEL ODIO

Abrió sus puertas en octubre del 2010.

Se encuentra en la Ciudad de México, frente al Hemiciclo a Juárez, muy cerca del Palacio de las Bellas Artes. Se trata de una completa y desgarradora presentación que inicia presentando el Holocausto hasta los genocidios actuales. La información en cifras, fotografías y testimonios, dan fe de las conductas humanas que se origina por la intolerancia.

Este museo impulsado por la Asociación Civil Memoria y Tolerancia, tiene entre sus objetivos “difundir el respeto a la diversidad, basándose en el recuento histórico de los genocidios”. Para finalizar poniendo énfasis en los valores en favor de la democracia. Por la presentación de su muy amplio inventario, su museografía, la calidad de los efectos multimedia y en especial por la trascendencia del mensaje ha obtenido infinidad de premios importantes (ver pág. WWW.myt.org.mx).

Una de las muchas frases como guía y reflexión que aparecen en enormes caracteres, usted seguramente que la relacionará con una infinidad de países: “Todos los estados tienen el derecho y la responsabilidad de controlar su territorio y población, pero el mismo derecho y responsabilidad de protegerla y en ningún momento el derecho de atentar contra ella”.

Las guerras entre hermanos, la intolerancia de sus gobernantes, los problemas económicos propician que las personas tengan que abandonar su patria, sus hogares. ACNUR (Alto Comisionado de la ONU para los Refugiados) informa que tan solo en el 2015 de enero a diciembre salieron de sus países hacia Europa 224,479 personas, más que en el 2014 que fueron 207,000.El 38% del 2015 procedían de Siria, el 12% de Eritrea, el 11% de Afganistán, el 5% de Nigeria y el 4% de Somalia.

Todos tenemos prejuicios, pero no todos discriminamos. Los prejuicios son opiniones o creencias, mientras que la discriminación deriva en una acción de rechazo.

La discriminación es la raíz misma de la intolerancia.

Implica un trato desigual e injusto que niega los derechos humanos de las personas.

La discriminación consiste en marginar a un individuo o grupo por causa de su género, raza, religión, clase social, ideas políticas o preferencias sexuales, entre otras.

Producto de la ignorancia, el miedo y la intolerancia, la discriminación arrasa con los derechos fundamentales, niega oportunidades, trata con desigualdad e injusticia.

Todos tenemos prejuicios, pero no todos discriminamos. Los prejuicios son opiniones o creencias, mientras que la discriminación deriva en una acción de rechazo.

Si se busca en la historia de esos genocidios, persecuciones, guerras entre hermanos y todo lo que propicia que las personas huyan de sus países, sin importar dejar hogar, pertenencias y sus raíces, todo se inicia ante la falta de diálogo franco, sincero, respetuoso para solucionar los conflictos… cualquiera que este sea.Ciudadanos y autoridades deben recordar el poder de la palabra para solucionar sus conflictos. (lep)

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *