Editorial Marzo 2021

LA EXPROPIACIÓN GUBERNAMENTAL DE LOS POBRES.

Hoy que nuestra Ley (y Reglamento) de Fomento a las Actividades de bienestar y desarrollo social cumplen veinte años la ideología de los nuevos gobiernos nos expropia a los pobres, los hace exclusivos del gobernante en turno y nos dice con sus nuevas actitudes, acciones y omisiones:

  • Los pobres son míos;
  • La Sociedad Civil es innecesaria para acabar con la pobreza, ¡Ya llegué yo!
  • Sin mí, a ver qué podéis hacer porque yo no quiero intermediarios;
  • Todas las acciones de bienestar son mías; o no se darán, si yo no las apruebo;
  • El Desarrollo Social, sólo se dará a partir de las decisiones del GOBIERNO;
  • El estanquillo es mío, ¡Háganse a un lado!

Hoy que nuestra LEY cumple 20 años, se disminuye el fomento a las actividades de bienestar que la propia Ley ordena respetar. La nueva Secretaría de Bienestar que sustituyó a la que legalmente se sigue llamando de Desarrollo Social, ha disminuido en más de las dos terceras partes el presupuesto de las coinversiones del PAFOSC (Programa de Apoyos Financieros) a las OSC de Baja California. Y no conforme con eso, de ese presupuesto reducido así, el Presidente Municipal de Tijuana que acaba de renunciar se permitió tolerar que se le cercenara ilegalmente un Millón Cuatrocientos Mil Pesos.

Al Gobierno del Estado no le interesa la existencia del Consejo Estatal previsto por la ley. Y al Municipal tampoco le interesa el Consejo Municipal.

Todo lo que no sea Papá Gobierno, estorba.

La escucha democrática sólo se invoca para hacer demagogia en las campañas. Y más si los Consejos cuentan, todavía, con facultades legales para decidir algo acerca de las actividades de bienestar y de desarrollo social. Se les hace agua la boca para cambiar la legislación que reconoce y protege y estimula a las Organizaciones de la Sociedad Civil.

Lo que nos está diciendo con sus acciones y omisiones es ¡Quítense que ya llegué yo!

Porque ha habido políticos y personas sinvergüenzas que se han valido de la OSC para desviar fondos públicos, los gobiernos de la MORENA, Movimiento dominante hoy, han expropiado a la sociedad civil y a los ciudadanos la posibilidad de desempeñar su papel en el desarrollo social justo y en la asistencia complementaria a los pobres, a los miserables y a los excluidos de la sociedad.

¡Las políticas para el bienestar del pobre, en materias de salud, desarrollo, ambiente sano, promoción de los derechos, beneficencia y asistencia social, promoción cultural y educativa, son sólo mías nos dicen en todos los tonos estos nuevos gobiernos:

¡Háganse a un lado, quítense!

El que tenga ojos, que vea y el que tenga oídos, que escuche.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *