Mensaje de la directora/diciembre 2020

En esta época tan dolorosa en la que los más débiles, pobres (en lo económico) y enfermos, ven acentuados sus males, volteamos a todos lados buscando esa luz que generalmente nos llega del Ser Supremo… que nunca nos falla y que en todo momento nos fortalece para seguir adelante y darnos la seguridad de que saldremos adelante.

Los Organismos de la Sociedad Civil, sus dirigentes y voluntarios están muy preocupados. Sí, esos hombres y mujeres de profundas convicciones y amor por lo que hacen en favor de grupos vulnerables, seres humanos que sufren y en general por fortalecer a sus ciudades trabajando por la cultura, por el deporte, los derechos humanos, la ecología y el respeto a la diversidad sexual y religiosa, entre otros aspectos de la vida diaria.

Ellos, los que cumplen fielmente con sus compromisos de rendir cuentas claras, ante los benefactores y las distintas autoridades que los regulan (a los OSC) se preguntan… nos preguntamos ¿qué sucede en nuestra nación… en nuestro estado y municipios? Las autoridades políticas, elegidas por el voto popular, no están demostrando interés y compromiso para responder a esa confianza.

Las autoridades y la ciudadanía (incluidos todos los sectores que integran la república) y concretamente el voluntariado al que pertenecemos los más de 1,300 registrados en el catálogo de B. C., más los que en forma independiente trabajan, necesitamos renovar la confianza para el mejor servicio. La situación ya es grave, a nadie hace bien que los funcionarios transiten por un camino que apenas construyen.

Requerimos que todos nos tengamos confianza, que trabajemos unidos y con generosidad. Aceptemos que no todo es perfecto pero que en su gran mayoría unos y otros (funcionarios y los distintos sectores de la sociedad) lo que desean es el bien para las mayorías. Entonces ¿a quien beneficia la desconfianza? No hay duda de que a las minorías. Estamos a merced de los delincuentes en todo tipo de actividades. Quitémosles ese derecho.

Red Social recuerda que el 28 de noviembre desde hace muchos años está dedicado a rendir homenaje, a celebrar el DIA INTERNACIONAL DEL ALTRUISMO. Y que desde 1998 se honra en entregar un Ángel a quienes de acuerdo al Comité de Evaluación son merecedores de él. Reconociendo además de que son cientos de personas que en Baja California deberían recibirlo.

En este 2020, año excepcional el Comité de Evaluación del PREMIO ESTATAL AL ALTRUISMO, ha decidido entregar El Ángel a las personas e instituciones que durante la Pandemia han ayudado y siguen haciéndolo a las personas del Sector Salud, a los grupos vulnerables y a toda persona que requiere de equipo, alimentos, medicamentos y todo lo necesario para que conserven su salud y puedan seguir enfrentándose a esta crisis de salud.

La Generosidad y la Unión permitirán a Baja California, afrontar con éxito, esta prueba.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *