ALTRUISMO: VOCACIÓN HEREDADA

Hace siete años inició su labor altruista preparando y repartiendo burritos en una iglesia cristiana, en la canalización del Río Tijuana y en el Hospital General, y desde entonces Eugenio Mulato Arias no ha dejado de apoyar a familias de escasos recursos con la entrega de despensas o de muebles.

Acompañado de sus hermanos y sus sobrinos, recorren las colonias pobres de Tijuana para entregar la ayuda y sus familiares nunca se han negado a apoyarlo. “Quiero que ellos aprendan a valorar lo que tienen, así como me enseñaron mis padres”.

El ejemplo se lo dio su padre, quien a pesar de ser huérfano logró salir adelante y tener un patrimonio, y siempre que Eugenio se lo pedía, él  le daba alimentos para que llevara las despensas a las colonias más necesitadas. “Él me decía que sabía lo que era tener necesidad”.

Cuando estudiaba en el Tecnológico de Tijuana, Mulato Arias participó en la limpieza de playas y en visitar una casa hogar y un asilo para liberar su servicio social. El cariño que sintió por los niños hizo que continuara apoyándolos durante un año con la entrega de frutas y verduras semanalmente. 

En 2013, él y un amigo fundaron la asociación Helfen y realizaron una rifa, consiguiendo recursos para hacer 500 despensas que entregaron a igual número de familias.

Después tanto Eugenio como su amigo y otros compañeros del Tecnológico se integraron a Rotaract Tijuana Agua Caliente, “donde nos abrieron las puertas a otra estancia y realizando una actividad muy diferente, pero siempre apoyando a la sociedad”, por lo que dejan de lado la asociación Helfen.

En 2014, Mulato Arias conoció a Magdalena Salazar de la asociación Karma, una agrupación que se dedica a remodela empresas en Estados Unidos y todos los muebles que ya no utilizan los donan a Tijuana.

“Esta asociación me hizo donaciones de archiveros, escritorios y muebles y empecé a trabajar en las colonias entregándolos,  primero me dieron diez, después 20 y de ahí en adelante me abrieron las puertas a lo que yo quisiera”, agrega.

Durante dos años, Eugenio suspendió su labor altruista a causa del deceso de su padre e incluso pensó en dejar de ayudar porque estaba muy dolido.

Sin embargo, la asociación Karma volvió a buscarlo, ofreciéndole darle todos los trailers que trajera a Tijuana y finalmente Mulato Arias decidió continuar con su labor altruista.

Agrega que las  familias más necesitadas se encuentran en Terrazas del Valle y El Niño, a donde acudieron apenas en abril pasado para entregar  más de 400 despensas, que hicieron con donativos realizados por la familia de Mulato Arias y sus proveedores, así como de muebles.

A finales de junio, recibió tres trailers de Karma con mesabancos que ya empezó a donar a diversas iglesias e instituciones educativas.

También han apoyado a varias familias que han perdido su hogar a causa de los incendios, llevándoles mesas, sillas, escritorios y a veces hasta estufas, refrigeradores y televisiones, todo depende de los donativos que reciben de Karma.

Además cada diciembre llevan juguetes y regalan entre 250 a 500 despensas –que aportan la familia de Mulato Arias y proveedores que apoyan esta causa-  a familias de escasos recursos.

Gracias al manejo transparente que ha hecho de los donativos que recibe, a Mulato Arias se le han abierto muchas puertas.

Tanto Eugenio como sus familiares visitan las colonias, caminan por las calles, tocan casa por casa para verificar las necesidades de la gente y entregar las despensas o los muebles directamente, que ellos descargan de los trailers, y afirma que no han tenido problemas.

¿No les da miedo por la situación de contingencia sanitaria que estamos viviendo?

 Y afirma: “nos protegemos con guantes, antibacterial y cubrebocas, pero miedo no tengo, voy con la fe del creador del Universo y me siento protegido por él”.

Invita a todos a que se sumen porque hay mucho por hacer en Tijuana, ya que la necesidad es grandísima, y a él y a su familia les gusta “ayudar por ayudar sin pensar en quién y por ver la sonrisa de la gente cuando recibe los donativos”.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *