VERDAD Y VIDA PARA MADRES SOLTERAS

La pobreza y el abandono, pueden propiciar en la mujer joven que está embarazada, el deseo de abortar o en el “mejor de los casos”, dejar que nazca su criatura para luego abandonarla.

Preocupadas por este problema wque daña especialmente a seres que nada pueden hacer para sobrevivir, las Hermanas Esclavas del Divino Corazón, decidieron atender a las madres solteras, antes del parto y durante los primeros dos años del recién nacido.  En 1991 inician actividades en la Colonia Libertad, pero desde hace 3 años ocupan la antigua residencia del Ing. Fernando Sánchez Ayala y su esposa, doña Rita Mayans.  Gracias a la generosidad de sus descendientes que sin costo alguno, les proporcionan, debido a eso la Casa Hogar Verdad y Vida lleva el nombre de “Rita Mayans”.

La organización interna está basada en cuidar a la madre y al mismo tiempo en proporcionarle valores morales que le hagan tomar la decisión de cuidar a su niño o niña, sin ningún tipo de resentimiento o miedo.  Para ello se les proporciona además de los cuidados prenatales, terapia psicológica, atención médica y de ser necesario, asesoría legal.  Todo ese cariño e interés, más los alimentos, techo y la seguridad, contribuyen para que al final las madres decidan conservar a la criatura.  A las que estén en condiciones se les consigue trabajo, pero al final del día deben hacerse cargo de sus hijos.

Una vez que ya disponen de algunos ingresos económicos, es obligación de la mamá aportar $ 50.00 cada semana para ayudar a la manutención del bebé. Todo ello forma parte de la educación que requieren para cuando estén listas, se reintegren a sus hogares paternos.  Porque durante todo el tiempo de la crianza del bebé, las Hermanas Esclavas del Divino Verbo, están haciendo los arreglos para que se reconcilien con sus familias.  La mayoría de las que llegan a la Casa Hogar proceden del interior de la república y a veces de Centroamérica, según explica la directora Hermana Ramona Valadez Cano.

Todo este auxilio, por supuesto que tiene un costo económico, que es posible cubrir gracias al Patronato Verdad y Vida que preside la Lic. Rosella Fimbres Mendoza. Además el DIF Municipal les envía despensa semanal.  En general esta orden y sus obras existen gracias al apoyo de tijuanenses preocupados en los seres más desprotegidos.  Las necesidades son las propias de donde hay niños: cunas, andaderas, corralitos, ropa de bebé y de cama.  En especial aumentan las necesidades en época invernal. Aunque ellas intentan dar seguimiento y estar informadas sobre los niños ahí atendidos, con los que lógicamente se encariñan, muchas veces no es posible. Por ejemplo les tocó atender a una joven salvadoreña que tuvo una niña con grave problema congénito: nació sin ano, por lo que le era imposible defecar.

La mujer desesperada, optó por recibir la ayuda de su familia y se regresó a su país, antes de que se consiguiera para la niña, una adecuada atención médica.  Esta orden fue fundada por Rita Ruiz Velazco en los años 20´s como una respuesta a las necesidades que estaba dejando la guerra cristera, y las casas surgieron especialmente en la zona del bajío.  Su compromiso: defender el derecho a la vida. Por ello, asegura la Hermana Ramona “Esta Casa Hogar Verdad y Vida, siempre estará abierta a las madres solteras que carecen de hogar”. (VMB)

*Actualmente la institución lleva el nombre original de la congregación:
CASA HOGAR VERDAD Y VIDA MADRE RITA, A. C.
Avenida Circunvalación #61-A Fracc. Los Alamos  Tijuana, B. C.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *