EL AUTISMO DEBE SER ATENDIDO POR ESPECIALISTAS

Según estadísticas en México nace un niño de cada cien al que se le manifestará este trastorno neurológico.

Los mismos especialistas aseguran que en este país no son confiables los informes estadísticos, puesto que no se realizan con regularidad.  Sin embargo, se hacen con seriedad y cuidado, por lo tanto, pueden ser una referencia complementaria con otras informaciones.

En esta Gaceta sobre las actividades que realizan los Organismos de la Sociedad Civil (OSC), sintetizaremos una información que sirva como referencia sobre el AUTISMO, para que logre inquietar a padres de familia para investigar más ampliamente.  En Baja California los OSC han hecho lo que la mayoría de los gobiernos ignoraron: crear asociaciones para ofrecer servicios, de información, atención y apoyos a familias que tengan hijos con el síndrome del autismo.

LO PRIMERO: SU DETECCIÓN

Si la base es considerar que el autismo se caracteriza por la alteración de la capacidad del individuo en comunicarse y entablar relaciones sociales.  Además de presentar comportamientos repetitivos, quien debe darle seguimiento es el pediatra. Ya que estas manifestaciones se presentan generalmente en los tres primeros años de la criatura.

Hasta hace algunos lustros ni siquiera el pediatra podía identificarlo.  Se sabía poco, se trata de una condición compleja que afecta al desarrollo del niño.  Su diagnóstico se realiza alrededor de los 3 años de edad.  Y hay que considerar que no existen diferencias en cuanto a su aparición en las distintas culturas o clases sociales.  Y también que es más común en niños que en niñas.

Sin que sean definitivas hay algunas señales que para los padres observadores del comportamiento de su pequeño es posible detectarlas con distintos grados de gravedad para luego llevarlo con el pediatra.  Los expertos mencionan 5 síntomas de alerta para detectar la posibilidad de autismo en niños.

5 SÍNTOMAS PARA CONSIDERAR

  1. Se desconectan con los demás. Suelen mostrarse distantes o desconectados con los seres queridos, como padres, hermanos, etc.
  2. Aparente falta de empatía. Tiene que ver con la teoría de la mente y dificultades para empatizar con los demás.
  3. Se muestran indiferentes ante las interacciones sociales. La gran mayoría de los niños de manera natural son muy sociables. Pero los niños con autismo no pasan tiempo mirando las caras de los demás, respondiendo al oír su nombre, imitando las expresiones faciales de otros o cogiendo las manos de otros durante el juego. Los niños con autismo a menudo no parecen muy interesados en participar en juegos y actividades normales del desarrollo infantil, incluyendo la socialización e imitación de otras personas.
  4. Presencia de estallidos emocionales. En algunos casos pueden mostrar reacciones emocionales desproporcionadas en situaciones aparentemente normales. Por ejemplo, rabietas inapropiadas para el contexto o un comportamiento físicamente agresivo hacia sí mismos (por ejemplo, golpearse la cabeza) o hacia sus padres o hermanos.
  5. Retraso en el desarrollo del lenguaje.  A los 2 años de edad, la mayoría de los bebés empiezan a balbucear o imitar el lenguaje de aquellos con quienes interactúan.  Otros pronuncian una sola palabra cuando apuntan un objeto o tratan de llamar la atención de sus padres.  Los niños con autismo no comienzan a balbucear o hablar, sino hasta mucho más tarde.

CAUSAS DEL AUTISMO

Reconocer componentes
Genéticos, ya que en familias con antecedentes aumenta la frecuencia. Neurológicas, lesiones en áreas cerebrales implicadas en el aprendizaje. Bioquímicos, niveles de neurotransmisores.
Infeccioso, en la etiología del autismo.

Aunque se han identificado varios genes que tendrían vinculación con el autismo, hay consenso acerca de que su origen sería el resultado de eventos genéticos y ambientales durante la gestación. (lep)

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *