CAMPAÑAS CONTRA EL HAMBRE, FRACASAN.

El 21 de enero del 2013 en Las Margaritas, Chiapas el recién llegado a la presidencia de la república Enrique Peña Nieto anunció un Decreto muy ambicioso: la creación del Sistema Nacional Contra el Hambre.

Aseguró que este programa estaba en concordancia con el Programa Hambre Cero de las Naciones Unidas y que aspiraba a beneficiar en su primera etapa a 7.4 millones de mexicanos. Como consecuencia de este programa nacional, se incluyó la creación de los Bancos de Alimentos.

La cruzada nacional contra el hambre, según declaró el presidente Peña Nieto, tenía como objetivo abatir de manera masiva la pobreza, la desnutrición y la marginación social. Para

 cumplir con este programa se responsabilizó a la Secretaria de Desarrollo Social  al mando de Rosario Robles Berlanga, la titular.  En su primer mensaje a la nación como Presidente Peña Nieto mencionó 12 decisiones o programas, una de ellas, la Campaña contra el Hambre.

La información del Banco Mundial aseguraba que al 2010 México poseía una tasa de incidencia de pobreza del 51.3% porque las cifras que nuestro país presentaba era de 46.2% la población en situación de pobreza extrema.   A pesar de que en el Art. 4º constitucional establece como derecho una alimentación nutritiva, suficiente y de calidad, todo esto como garantía del Estado para su cumplimiento. (lep)

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *