DR. RODOLFO SOSA: “ES MÁS LA GENTE QUE SUMA”

Texto y Fotos: EVA SOLIS

“Siempre siento miedo, pero hay dos caminos: vivir y hacerlo con miedo o dejar de hacerlo y vivir con el hubiera”, afirma el doctor Rodolfo Sosa Barragán, uno de los 14 integrantes del grupo de voluntarios que llegó a Tijuana para trabajar durante 15 días en los hospitales Covid 19 del IMSS.

El grupo, integrado por ocho médicos y cuatro enfermeras, arribó a esta frontera procedente de la Ciudad de México para suplir a varios doctores de la Clínica 1 y de la Clínica 20 del Seguro Social, que se encontraban incapacitados para trabajar por haberse contagiado de Covid 19.

Especialista en Desastres y con 37 años de edad, al doctor Sosa le correspondió coordinar a este equipo, entre los que se encontraban urgenciólogos, pediatras y especialistas en cuidados intensivos, quienes trabajan en el IMSS y decidieron venir a esta frontera de manera voluntaria.

Antes de llegar a esta ciudad, el doctor Sosa Barragán trabaja en el área central administrativa del Seguro Social y aceptó venir “por la necesidad que había de personal médico” ante la contingencia sanitaria que está viviendo el país.

Urgenciólogo de profesión y especialista en Desastres desde hace 11 años, Rodolfo Sosa inició su carrera en esta área cuando participó en las inundaciones de Veracruz, después ayudó en los sismos de Oaxaca y de la Ciudad de México, y ahora vino a atender pacientes en un hospital Covid 19.

“Cuando participas en desastres lo común es ayudar al prójimo y recibes el respaldo de gente que nada tiene que ver con médicos”, afirma el especialista, “además tampoco necesitas ser doctor ni personal de salud para apoyar, puedes hacerlo desde la oficina o en tu casa, puede ser una llamada o un mensaje”.

Considera que como médico de desastres vives muchas situaciones que te permiten conocer la verdadera cara de las personas, que puede ser buena o mala. “Siempre va a haber personas que quieran abusar y sacar provecho, pero es más la gente que suma”.

A diferencia de las experiencias pasadas, en las que Sosa Barragán afirma que “desastres es un área que te implica tomar decisiones y que de acuerdo a lo que hagas va a ser el rumbo que tomes para bien o para mal”, ahora la contingencia fue que el equipo que coordinó se sintió rebasado por el número de enfermos que tenían que atender.

“En un momento nos llegamos a sentir mermados por la cantidad de pacientes que vimos, pero este volumen nos alentó a seguir adelante”, afirma el especialista, “aprendimos a trabajar en equipo y logramos ver la recuperación de muchos pacientes, lo que nos alentaba a seguir adelante”

Explica que para atender a los pacientes con Covid 19, los médicos tienen que realizar varias prácticas de seguridad antes de entrar al área de hospitalización y se supervisan unos a otros para que usen de manera adecuada todo el equipo de protección, como overol, batas, cubre bocas, goggles, caretas y varios pares de guantes, y el tiempo máximo que deben permanecer trabajando es de ocho horas.

“Ha habido compañeros que usan pañal para poder estar más tiempo y así atender a un mayor número de pacientes”, asegura el doctor Sosa. 

Red Social.- ¿Qué te sostiene para enfrentar día a día tanto dolor y muerte, además del riesgo de contagio?

“Soy católico y mi fuerza radica en mi familia y estoy seguro que uno recibe lo que da”, afirma Sosa Barragán, “he sufrido la necesidad y siempre que pueda voy a ayudar”.

Otra de las motivaciones del doctor es poder ayudar a los pacientes para que recuperen su salud de la mejor manera posible, logren reunirse con su familia y regresen a su vida normal. “Y en caso de que tengan que partir, que sea en las mejores condiciones”.

Agrega que la experiencia más satisfactoria que recibió su equipo durante su estadía en Tijuana fue poder ver a los pacientes que eran dados de alta y la cara de agradecimiento de ellos y de sus familias. “Ese fue el mejor pago que pudimos haber recibido”.

A nivel personal, considera que su experiencia en esta frontera fue que “siempre he dicho que necesitamos un parteaguas para valorar las cosas, y ahora quiero tener más tiempo para mi familia y mis amigos, así como realizar varios proyectos personales”.

Afirma que regresaría otra vez a Tijuana, porque aquí “me encontré a gente con muchos valores y la mayoría son personas que suman, que conocen el sentido humano; es un aprendizaje y una experiencia de vida. Me voy muy agradecido con las personas que nos ayudaron aquí y en Rosarito”.

Y agrega: “Yo siempre he creído que en esta vida ninguna persona que se cruza en tu camino es casualidad, es por causalidad y no sé por qué estuve aquí, pero lo aprendido lo voy a utilizar para resolver alguna otra situación, no lo sé. Cuando me llamen y sea factible para mí, seguiré ayudando”.

Dr. Rodolfo Sosa
Los ciudadanos les acercaron alimentos

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *