Discapacidad

Define la Wikipedia: “es aquella condición bajo la cual ciertas personas presentan alguna deficiencia física, mental, intelectual o sensorial que a largo plazo afecta la forma de interactuar y participar plenamente en la sociedad” Por supuesto, esto incluye a todas las personas, sean niños, adultos o ancianos.”

La discapacidad, misma da a los que la padecen derechos que reclamar frente a toda la sociedad y frente al Estado, el que, a su vez, tiene deberes que cumplir a favor de tales personas. Si pasamos de lo jurídico a lo religioso se trata entonces de deberes de amar y de actuar con respecto a las personas discapaces para hacerles participar con nuestro esfuerzo en el amor con que Dios nos ama a todos. Es sabido que en el juicio final todos seremos examinados precisamente en el amor que cada uno tuvo (o no tuvo) en su prójimo, empezando precisamente, para los más necesitados.

Así pues, el primer gran deber jurídico general de justicia que todos tenemos es dar auxilia a aquellos padecen discapacidad. En efecto, la Convención de la ONU de 2016 reconoce en sus Artículos 4-7,2: Las obligaciones de los Estados Partes con respecto a los derechos de las personas con discapacidad y los correlativos derechos de estas personas primero que nada a vivir de una manera independiente, a ser incluidos en la comunidad; a tener movilidad, a su habilitación y rehabilitación y para que logren un nivel de vida correcto y participen adecuadamente en la vida política y pública, y en la vida cultural; se les reconoce también su derecho a la recreación y al deporte. Además, todos los Estados que suscribieron esta convención deben crear conciencia de los derechos humanos de las personas con discapacidad, y garantizarles el acceso a las carreteras, edificios y a la información. Para lograr el cumplimiento de todos estos deberes se invita a todas las instituciones mundiales y nacionales, y a las del voluntariado a darle seguimiento continuo a la situación en que se encuentran estas personas.

En lo religioso se han instituido talleres sobre psicología evolutiva y psicopedagogía de la religiosidad a las familias y a las personas con alguna discapacidad; se les hace no sólo el diagnóstico, sino también el acompañamiento catequístico que requieren. Entre los católicos se reconoce este deber como un desafío para la Iglesia conforme al signo de los tiempos, ya que “nos invita a caminar en pos de hacer una Iglesia abierta y dispuesta a reconocer en cada persona el rostro del mismo Jesús”.

El papa Francisco anima a los discapacitados a no sentirse excluidos y a participar plenamente en la sociedad y nos hace ver a todos que “la vida en una sociedad se mide, en buena parte, por la capacidad de incluir a aquellos que son más débiles y necesitados, por el respeto a su dignidad de hombres y mujeres. Y la madurez se alcanza cuando tal inclusión no se percibe como algo extraordinario, sino como algo normal”. “Solo si se reconocen los derechos de los más débiles, una sociedad puede decir que se fundamenta sobre el derecho y la justicia”.

El Papa da gracias a Dios por el bien que muchos han realizado “al servicio de las personas con discapacidad, de los menores y de todos los que viven en situación de dependencia y de enfermedad, así como a sus familias”. Porque “una sociedad que solo ofrezca espacio a las personas plenamente funcionales, del todo autónomas e independientes, no será una sociedad digna del hombre”. “La discriminación, basada en la eficiencia, no es menos deplorable que la discriminación basada en la raza, el dinero o la religión”, alertó Francisco. La aproximación a los más débiles, dijo el Papa, “supera la actitud asistencial y de piedad para dar protagonismo a la persona en dificultad en un contexto comunitario no cerrado en sí mismo, sino abierto a la sociedad”. el Papa ha reiterado que “Abortar a una persona por su discapacidad es una radical forma de discriminación”

Fuente Aci Prensa: https://www.aciprensa.com/

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *